TED NEELEY: JESUS CHRIST SUPERSTAR. HARD ROCK DE ALTURA.

EL MUSICAL, BASADO EN LA ÓPERA ROCK DE ANDREW LLOYD WEBBER Y TIM RICE, VUELVE A MADRID CON EL QUE FUERA PROTAGONISTA DE LA PELÍCULA DE 1973: TED NEELEY.

1970. El Rock estaba sumido en una especie de crisis de identidad. La primera de la entonces corta vida de este estilo musical. Tras la locura psicodélica y sus excesos, una vuelta “a las raíces” se hacía harto necesaria; el Rock tenía que volver a su esencia para recordar de dónde venía. Esta vuelta preconizada, cómo no, por Los Beatles, que tres años atrás habían sido los cabecillas del movimiento psicodélico, se basaba en una depuración de las formas y el fondo, regresando a las canciones sencillas y a los pocos instrumentos, recuperando su fuerza primigenia y preocupándose por unas letras de cariz contestatario. No es raro pensar que el Hard-Rock (y el proto-Heavy Metal) naciera directamente en 1970 y fuera, junto con el Rock Progresivo, el primer activo de la música popular de principios de los años 70.

En este caldo de cultivo, el compositor inglés Andrew Lloyd Webber, junto con el letrista Tim Rice, crearán JESUS CHRIST SUPERSTAR, una Ópera-Rock al estilo del Tommy de Los Who. La obra estaría basada en los último días de Jesucristo. Ian Gillan, luego cantante de Deep Purple, grabaría la primera versión, en 1970. Los compromisos de Gillan con su banda hicieron que el vocalista renunciara a seguir con el papel. Diferentes cantantes hicieron de Jesucristo hasta que, en 1973, Ted Neeley, que había sido cantante sustituto (“cover”, se dice ahora) en diferentes producciones, interpretaría el papel principal en la exitosa película dirigida por Norman Jewison, y que se ha constituido en el estándar para los años venideros.

 

Esta estupenda producción italiana de Massimo Romeo Piparo, recupera a un ya envejecido Ted Neeley (75 años), para el papel de Jesucristo, junto a un elenco de extraordinarios músicos y bailarines. La producción es sencilla, funcional y muy efectiva, dejando más peso a la música y al lucimiento de actrices y actores. Está claro que la voz de Neeley ya no es la de hace 50 años, aunque al hombre, a pesar de que ahorra fuerzas, no le falta entusiasmo, pero solo ver una estrella como esta y tener la oportunidad de disfrutar de su presencia y su buen hacer, es ya un goce indescriptible.

Ted Neely en 1973 y en la actualidad.

No faltan los número clásicos: “Hossana”, “I don’t know how to love hime” o la impresionante “Superstar”, con la que casi finaliza la función en olor de multitudes. El momento del ahorcamiento de Judas y, posteriormente, la ejecución de Jesús son muy efectivas y emocionantes, y en el teatro, abarrotado, no se oía ni respirar al público cuando Neeley cantó la electrizante “Gethsemane (I only want to say)”, el gran número de lucimiento del primer actor y cantante. El tono triste y amargo de toda la obra (muy bien conseguido ese ambiente un poco depresivo), contrasta con números más ligeros (“La canción del rey Herodes”) para aliviar de tanta tragedia.

En definitiva, un grandioso espectáculo que recomendamos firmemente no se pierdan.

En España, esta obra fue muy famosa cuando se representó, en 1975, cantada en español, por nada menos que Camilo Sesto, Ángela Carrasco y Teddy Bautista. La influencia de la producción española fue muy grande y en el poso de la memoria colectiva ha calado muy hondo y llega hasta nuestros días.

 

Ya el año pasado, esta compañía italiana recaló en España y ahora repite con el mismo éxito que está teniendo en medio mundo.

 

  • Share post

El hetero rockero que no puede faltar en ninguna web gafapasta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.