Hablamos de 101 comedias sexuales con Víctor Olid

Víctor Olid es un tipo inquieto. Podcaster de culto, director de más de un centenar de cortometrajes en diversos formatos, rapero y responsable de Vial of Delicatessens; un sello especializado en cine underground que ha permitido la edición de películas y documentales (hasta ahora inéditos en España) que van de la controvertida A serbian film a las últimas propuestas del cineasta de vanguardia Juan Pinzás, pasando por obras perdidas de Jesús Franco. Entre medias Víctor tiene tiempo para estampar su firma en el veterano blog Aquí vale todo y seguir escribiendo sobre cine de todos los pelajes con los libros El descacharrante cine de Pajares y Esteso, ¡Vaya líos con Jaimito! y Screwballs: 101 comedias sexuales. Como el verano llega a su fin, quedamos con él para hablar de campamentos, fiestas universitarias y despedidas de solteros.

Víctor Olid, autor de ‘Screwballs: 101 comedias sexuales’.

¿Cuándo y por qué empezó tu afición por las denominadas comedias sexuales?

Es difícil calcularlo porque mi afición al cine en general comienza de bien pequeño, pero, diría, que es el primer subgénero al que me aficiono por la fácil digestión de las películas y por la gran variedad de títulos adscritos que había en el mainstream. Supongo que a los 10 u 11 años y, supongo, que consecuencia de haber visto “Porky’s”.

En tu libro “Screwballs: 101 comedias sexuales” empiezas con el El Graduado y terminas en la actualidad. ¿Tan influyente fue la película de Mike Nichols?

De manera indirecta lo es. Si te das cuenta todo el primer capítulo está confeccionado a base de películas que expolian lo que son los cimientos sobre los que se sustenta “El Graduado”. Lo que ocurre es que la película de Nichols no está concebida como  comedia sexual y su intención es más artística que comercial. Pero está claro que es un referente para toda la comedia sexual que llega en los 80, aunque, por otro lado, es muy posible que los cineastas que tomaban referencias de “El graduado” tampoco fueran conscientes de tener esa película como modelo. Pero que está ahí en todas, eso es evidente.

Tom Hanks y Dustin Hoffman.

Además de Dustin Hoffman y Tom Hanks, ¿hay más actores ‘de prestigio’ que dieron sus primeros pasos en el cine en este tipo de películas? 

Muchos, y en películas más pequeñas que estas, incluso. Sin ir más lejos, y dentro de los parámetros de la serie Z, para una segunda parte de este libro me estoy encontrando con, por ejemplo, las presencias de Kevin Costner en cosas tan chungas y chabacanas como “Malibú” —película que, una vez Costner se hizo famoso, la Troma distribuyó con el fin de agenciarse unos dineros, con un póster promocional en el que el principal reclamo era Costner— o de Debra Winger, en pelota picada además, en el sexploit “Slumber Party (Fantasías Sexuales)”. Así, a bote pronto no recuerdo más, pero si me pongo a recapitular, te saco media plana mayor de Hollywood.

Uno de los grandes éxitos fue sin duda ‘Desmadre a la americana’, que costó menos de 3 millones y recaudó más de 140. ¿Podría decirse que sentó las bases del género para lo que vino después?

Indudablemente. Aunque pasa como con “La noche de Halloween” en las Slasher Movies, que sentó las bases pero ya había títulos interesantes antes. Pero sí,  digamos que la sex comedy a nivel popular, bebe absolutamente de las aguas de “Desmadre a la americana”. No obstante, aunque se detectar la importancia de la cinta y, gustándome, no se encuentra entre mis favoritas. Veo infinitamente superiores “La revancha de los novatos” o “Despedida de soltero”.

Desmadre a la americana (John Landis, 1978)

Muchas de las películas que mencionas en tu libro tuvieron más repercusión en vídeo que en las salas de cine, o incluso se lanzaron directamente al mercado de videoclub en la década de los 80. De todas las rarezas o ‘explotations’ que has visto, ¿cuál te ha sorprendido más?

Pues, es que se trata de un subgénero con el que no para de descubrir películas —no se acaban nunca— y con el que no paro de sorprenderme, entonces, yo soy un gran fan del plagio que se marcó el amigo Ken Winderhoon de “Desmadre a la americana” titulado “Desmadre en la universidad”, donde impera una incorrección política fuera de todo precedente  y me parece una película tan mala como divertida y fascinante. Pero con este segundo libro he descubierto una película tan sórdida que casi parece una película snuff, sólo que, claro, es una película con chistes de pedos y de gordos y no tiene nada que ver con lo escabroso. Muy extraña, muy cerda y desagradable, pero, paradójicamente, entretenida: “Pensar a lo grande”, de un director más o menos reivindicado dentro de la serie Z, S.F. Browrigg. Es más rara que un perro verde.

¿Cuánto de importante podía llegar a ser un título o una caratula sugerente para que una película de este tipo funcionase?

Pues tanto como consideraran los distribuidores, que tenían bastante psicología. Si un distribuidor tiene una película de adolescentes que compiten entre sí en campeonatos de natación como es “Swing Team”, sabe que ganará menos dinero cuando la edite en vídeo titulándola “Equipo de natación” que titulándola, por sus santos cojones, “Desmadre a la americana II”. Y como en la época todo valía, pues la vendía como una secuela y seguro que algo de pasta le sacaría a esa película de relleno.

Por otro lado, las carátulas bonitas y sugerentes, eran casi siempre la tónica del reclamo de vídeo club en todos los géneros, no solo en la comedia sexual. De hecho, yo creo que no existe carátula poco llamativa de aquella época.

 

Porkys, Los Rompecocos, Los albóndigas, Los Novatos… ¿fueron los 80 la época dorada de la comedia sexual o todo es culpa de la nostalgia?

Hombre, para un cuarentón seguro que la nostalgia hace mella con estas películas que citas, pero si le preguntas a un Millenial con inquietudes cinématograficas, te hablará de  “American Pie”, “Van Wilder: Animal Party” o “Juerga de solteros”. Yo creo que tanto la década de los 80 como la de 00 son absolutamente relevantes para el subgénero y que en ambas hay buenos títulos. Personalmente, no creo que los 80 haga sombra a los 00.

Igual que en el cine de terror se acuñó el término de Scream Queens y alguna de esas actrices tuvieron cierto ¿quiénes serían para ti las reinas de las sex comedies?

Pues se da la casualidad de que, en muchos casos, las reinas de la comedia sexual suelen ser esas mismas Scream Queens, como es el caso de Monique Gabrielle o Tawny Kitaen. Y a nivel “tías buenas”, estas dos también serían las reinas de la comedia sexual. Sin embargo yo me quedo con Julia Montgomery que es la que hizo de la cabrona de Betty Childs en “La revancha de los novatos” y con Wendi Jo Sperber cuyo físico orondo y su vis cómica la convierten casi en lo mejor de toda película en la que aparece. Para mí, es la John Belushi femenina. Solo que no tuvo tanto tirón comercial. La pudimos ver, por ejemplo, en “Despedida de soltero”.

Julia Montgomery en ‘La revancha de los novatos’ (1984).

En la mayoría de estas películas los protagonistas con chicos que están deseando perder la virginidad pero, ¿existe algún título dónde la trama sea la inversa?, ¿Qué las protagonistas sean chicas deseando mantener relaciones sexuales?

Muchas. A día de hoy, el género se sustenta de esa premisa con “La boda de mi mejor amiga”, “Una noche fuera de control”, “Malas madres”…  pero en los ochenta también había bastantes: “Donde hay chicos…¡hay chicas!”, “Las chicas del Valle”, “Desmadre en la piscina”… Lo que pasa es que sí que es verdad que ubico más estos títulos como una imitación de las películas masculinas en el sentido de que  las chicas buscan sexo, drogas y juerga, pero en realidad, películas sobre jovencitas ávidas por perder la virginidad, no recuerdo ahora mismo ninguna. Supongo que esa obsesión va más con la idiosincrasia del macho y al fin de al cabo, es al público masculino al que iban destinadas esas películas. Pero si indagamos, seguro que sí existe algún film con esas características.

Dentro del cine español, ¿cuál sería la sex comedy más representativa?

Hay muy pocas pero, sin duda, la más parecida a lo que hacían los americanos es “El rollo de Septiembre” de Mariano Ozores, que no tiene nada que envidiar a títulos punteros americanos o canadienses del género. Incluso, supo combinar elementos de la españolada más típica con elementos de la sex comedy americana, con maestría. Estaba en forma Ozores cuando la hizo, aunque no se trate de una de sus películas más populares.

El rollo de septiembre (Mariano Ozores, 1985)

¿Y qué momento atraviesa actualmente este subgénero?, ¿se ha visto afectado por la corrección política o los límites del humor?

Yo diría que está en bastante forma. Lo que ocurre es que el género hoy por hoy lo dominan las majors (aunque productoras como The Asylum también lo practican) y lógicamente, hoy Hollywood es la meca de la corrección política, lo cual afecta a estas películas pero no especialmente; dentro de lo que se hace, con la comedia sexual, Hollywood es hoy bastante permisivo. Por citar una, “Malditos vecinos 2” tiene chistes sobre menstruación protagonizados nada menos que por Chloë Grace Moretz, que son una delicia.

Diría que es Seth Rogen y su equipo son los que están manteniendo el género con cierta dignidad y el cafrerío que requieren estas películas.

Por último, ¿habrá secuela del libro con más películas que se hayan quedado pendientes?

Dos secuelas. La segunda en la que estoy inmerso y a punto de finalizar que se centrará solo en títulos más ignotos y segundones. Llevará por título “La B y la Z de la comedia sexual”. El siguiente, será más o menos lo mismo que el primero con películas que se quedaron en el tintero, pero que han de estar. Y con eso ya tengo trabajo para los próximos dos o tres años.

‘Screwballs: 101 comedias sexuales’ de Víctor Olid puede adquirirse, junto al resto de libros publicados por Vial Books en la web http://vialofdelicatessens.blogspot.com

© Vials of Delicatessen, Fox, Orion, Universal, United Artists.

  • Share post

Hola. Me llamo Leon Kompowsky y seguramente me recordaréis por mi aparición en uno de los capítulos más memorables de Los Simpson, ‘Mi papá está loco’, pero no estamos aquí para hablar de mí. O tal vez sí. Escribo sobre cine, música, cómics y lo que surja para hacerte los trayectos más entretenidos. Disfruta del viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.