El Último Mago

Ya hace más de nueve años que nos dejó Willy DeVille, pero nos negamos a dejar que su trabajo se pierda. Cuanto este señor empezó en 1974, en pleno auge del Punk Neoyorkino, había que tener muchos arrestos para salir al escenario vestido como un lechuguino del siglo XIX y tocar una mezcla de rythm and blues y música latina, por no hablar de ese pie de micro lleno de rosas, y todo ello con una voz hecha de humo de cigarrillos y cristales rotos..

A este lado del Atlántico, el Sr. DeVille se hizo conocido para el gran público por el maravilloso “Storybook Love”, tema principal de “La Princesa Prometida” (Rob Reiner, 1987). A pesar de que Mark Knopfler es el autor de la banda sonora de la película, no dudo en incluir este tema, compuesto por nuestro protagonista de hoy, arreglándolo para la ocasión.

Pero fue seis años más tarde cuando Willy, con una versión de directo de un tema suyo de 1983, cuando alcanzó los puestos más altos en las listas de éxitos. Fue con “Demasiado Corazón” Una maravilla llena de ritmo cubano y ambiente de Nueva Orleans que hace imposible no mover los pies. Os dejamos la versión en directo en Montreux, 1994.

Sin embargo, apenas un año antes, en 1992, Willy, en un alarde de genialidad y atrevimiento tomó uno de los temas que hizo famoso el que para muchos es el músico más influyente de Siglo XX… y lo llevó a otra dimensión. Sabedor de que sería imposible mejorar la tormenta eléctrica del “Hey Joe” tal como lo hizo Jimmi Hendrix , le da una vuelta completa al tema y se atreve a hacerlo un mariachi. Para nosotros es, con diferencia, la mejor versión que se ha grabado jamás. Os animamos a comprobarlo.

Pero el Señor Deville no es sólo ritmos latinos. Hemos podido observar que en ambos temas subyace un lado perverso pero tremendamente atrayente, que desarrolló de la mejor forma posible en “My one desire”” incluido en su disco de 1995, “Loup Garou”…. aunque el tema también es conocido como “La nana del vampiro”. No digáis que no estáis avisados.

Por último, no podemos por menos que dejaros al Mago en una de su interpretaciones más íntimas y más sentidas, con este maravilloso Heaven Stood Still

Desgraciadamente, Willy nos dejó antes de cumplir los 60 años. En su acervo musical quedan versiones de temas tan emblemáticos como “Bridge over troubled waters”, “Stand by me” o “I call your name”. Y podríamos dejar otras 50 más, pero algo tendréis que hacer vosotros, digo yo.

  • Share post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.