“EL INCREÍBLE FINDE MENGUANTE” Y OTRAS PELÍCULAS DE SU INTERÉS.

ENTRE SAGAS ESPACIALES, SUPERHÉROES, PELÍCULAS “DE RISA” Y MELODRAMAS HISTÓRICOS, ALGUNA PELÍCULA REALMENTE INTERESANTE SE PUEDE VER ESTOS DÍAS EN LAS PANTALLAS DE MADRID (Y, ESPERAMOS, EN EL RESTO DE ESPAÑA), NOSOTRAS RESALTAMOS ESTAS, PERO TÚ PUEDES DESTACAR MUCHAS MÁS.

 

EL INCREÍBLE FINDE MENGUANTE

Dirección: Jon Mikel Caballero.

Intérpretes: Iria del Río, Adam Quintero, Nadia de Santiago, Adrián Expósito.

Género: ciencia-ficción.

España, 2019.

Duración: 93 minutos.

Cines Renoir Princesa, Madrid.

El título es disuasorio, de acuerdo, pero es que EL INCREÍBLE FINDE MENGUANTE es una película, en verdad entre mil. Filme  de corte romántico mezclado con viajes en el tiempo y bucles espacios temporales y que, al mismo tiempo, es una gran fábula sobre las oportunidades perdidas y como recuperarles. Además, esconde un mensaje a lo Capra ciertamente esperanzador.

La cosa va de tres parejas de amigos que celebran el cumpleaños de Alba (una impresionante Iria del Río), en un casa rural. Y precisamente Alba es la única que se da cuenta de que el mismo día se repite una y otras vez sin solución de continuidad. Sí, como si fuera “el día de la marmota”, pero con una salvedad…

Un guion de hierro, un asombroso trabajo de script y una fotografía en verdad alucinante y novedosa, este largometraje es una estupenda muestra de cómo hacer ciencia ficción sin un solo efecto especial.

Con películas como esa el cine español sí que puede avanzar.

Corre porque la quitan este finde (menguante).

 

LETO

Dirección: Kirill Serebrennikov.
Intérpretes: Teo Yoo, Irina Starshenbaum, Roam Bilyk, Anon Adasisnky.
Rusia, 2018.
Duración: 126 minutos.

Cines Golem, Madrid.
V. O. en ruso con subtítulos en español.

La originalidad de esta película no solo radica en el tema (una historia del Rock en la Rusia de finales de los años 70/principios de los 80 por medio de dos sus protagonistas) sino por cómo está contada y de qué manera.

Rodada en blanco y negro, LETO nos acerca a las vidas de los músicos  Viktor Tsoi, líder del grupo Kinó Mayk, y su mentor, Vassilievitch Naumenko,  en el gris y represor  Leningrado (hoy San Petesburgo)  de Brézhnev. Ambos forman, además, un trío amoroso con ‘Natasha’ Naumenko, esposa del segundo y musa de toda aquella movida musical fascinante, donde comprarte una guitarra te costaba media vida, los conciertos tenían que celebrarse en secreto y tú misma tenías que dibujar las portadas de los discos que se conseguían de estraperlo en la entonces Alamania del Este.

Concebida como un 24 HOUR PARTY PEOPLE rusa, y un homenaje también al cine de la “nouvellle vague”, sus dos horas y pico de metraje se e van a pasar en un suspiro.

 

THE HAPPY PRINCE.
(La importancia de llamarse Oscar Wilde).

Dirección: Rupert Everett.

Intérpretes: Rupert Everett, Colin Firth, Emily Watson, Colin Morgan.

Género: drama. Reino Unido, 2018.

Duración: 104 minutos.

V.. O. Con subtítulos en español.
Cines Princesa, Madrid.

El título español es tan ridículo que lo ponemos solo para saber de lo que hablamos.
Peli de un desconocido Rupert Everett (lejos del dandi que fue) sobre los últimos años del gran grandísimo Oscar Wilde, justo después de terminar sus años en la cárcel de Redding, donde fue condenado a trabajos forzados por sodomita.
La peli se centra en su destierro parisino, donde malvive siendo un hombre destruido, desprestigiado y alcoholizado.
Se valora el triple esfuerzo de Everett como actor, director y guionista (y una gran mención a la tenebrista fotografía), pero a esta película, aunque que le falta un no-sé-qué merece ser visionada no solo por los fans del célebre Wilde, sino por los amantes de los biopics diferentes.

 

 

 

VIVIR DEPRISA, AMAR DESPACIO.

(Plaire, aimer et courir vite)!.

Dirección: Christophe Honoré.

Intérpretes: Pierre Deladonchamps, Vincent Lacoste, Denis Podalydès. Adèle Wismes.

Género: drama. Francia, 2018.

Duración: 132 minutos.

Cines Círculo de Bellas Artes, Madrid.

Un largometraje “de largo recorrido”, de esos de los que te pasas días rumiando, que no termina cuando sale la (virtual) palabra The End.

 VIVIR DEPRISA, AMAR DESPACIO se vende como un filme que está a medio camino entre “120 pulsaciones por minuto” y “Call me by your name”, pero es muchísimo más que eso, es una vuelta a los años 90 en la Francia capitalina y de provincias por medio de la relación amorosa y sexual  de dos hombres, Arthur y Jacques, que van a llevar su pasión por encima del estereotipo y la enfermedad.

El director, Christophe Honoré, ha querido recrear los años 90 a través de libros, discos, obras de arte, películas, obras de teatro… concibiéndolo todo como un mosaico del que hay que tomar una distancia adecuada para poder apreciarlo en conjunto.

En fin, una maravilla, una maravilla… ¡todo!

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Share post

El hetero rockero que no puede faltar en ninguna web gafapasta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.