ALGUNOS DISCOS DE 2018 PARA NO OLVIDAR EN LA CUNETA

En fin, pues arranca nuevo año y con él la incertidumbre y la curiosidad por ver qué nos va trayendo. Pero antes de transitar por el futuro, me voy a entregar a la tentación de echar una última mirada atrás para recuperar un puñado de discos que, por unos u otros motivos, considero esenciales en “mi” 2018. Al fin y al cabo, en El Autoestopista tratamos de eso mismo: de carreteras secundarias, alternativas, complementarias.

Sin orden de preferencia ni alfabético, aquí van unas cuantas sugerencias:

HAZTE LAPÓN. “Tú siempre ganas”

Ya aparecieron por aquí en nuestro artículo https://elautoestopista.com/y-odiar-con-musica/ y, como dijimos entonces, abandonan. Para ello nos han entregado su última obra dividida en dos entregas y con unos meses de diferencia, una primera parte titulada “La vida adulta (instrucciones de uso)” y una segunda y final, “Tú y yo (y todos los demás)”. Se trata de un doble disco donde, a modo de catedral gótica, podemos encontrar toda una amalgama de elementos en forma de canción eminentemente pop, creadas mediante amplias y diversas gamas de color, procedencias e influencias, todas ellas formando un conjunto tan sólido como coherente. Pop adulto, dulce y cruel como la vida misma, como esa vida adulta que te hace replantearlo todo con otros ojos, incluido lo de seguir penando en este negocio solo para algunos que es la música.

http://elgenioequivocado.bandcamp.com/album/t-siempre-ganas-parte-1-la-vida-adulta-instrucciones-de-u

http://elgenioequivocado.bandcamp.com/album/t-siempre-ganas-parte-2-t-y-yo-y-todos-los-dem-

LISABÖ. “Eta edertasunaren lorreatzetan billuztu genen”

Ya desde su primer disco “Ezarian, 2000” los de Irún se convirtieron en toda una institución dentro del rock estatal, europeo y mundial. Grupo (o casi-colectivo en torno a Karlos Osinaga y Javi Manterola) autorreferencial, de la estirpe de Velvet Underground, Joy Division, Sonic Youth o Fugazi, su forma de entender la música es tan única como demoledora: tensión, ruidismo, lisergia, brutalidad y lirismo, del grito ancestral a la pulsión contemporánea, todo unido, sin soldaduras…  todo perfectamente calculado (o no) para convertir su escucha en una experiencia vital, mucho más allá de los convencionalismos habituales. Desde entonces, cada uno de sus lanzamientos (en total cinco álbumes y un EP), además de un acontecimiento artístico global, ha significado un nuevo puñetazo en la mesa, una nueva demostración de fuerza, de dominio absoluto de lo que uno se trae entre manos. Tras siete años de silencio y a punto de terminar 2018, sorprendieron a todos con el lanzamiento de, quizá, su disco más completo y variado, donde las múltiples aristas de su sonido se muestran con mayor claridad y definición. Los textos, como siempre de Martxel Mariskal, una vez más, sublimes. Necesarios.

(…por el momento no hay nada oficial compartible de su nuevo disco… os dejo un video promocional por la reedición del EP “Egun bat nonahi, 2002” y el enlace a su página http://www.bidehuts.net/wordpress/?p=272&lang=es en bIDEhUTS, su discográfica y merecedora de un artículo completo)

 

MIKEL URAKEN. “Izaki bizidun berriak”

Otro trabajo que nos ha llegado del norte, cantado en euskera, con esa personalidad tan particularmente reconocible. Uraken deja la acústica y la canción de sonido desnudo a un lado para crecer en forma de trío eléctrico y construir paisajes tan bellos como intensos, atmósferas brumosas y expansivas, como esa luz que se filtra a través de la niebla que empapa la frondosidad aparentemente infranqueable del bosque. Un trabajo exigente a primera escucha, plenamente disfrutable desde el momento en el que decides dejarte llevar y simplemente caminar por los senderos que te muestra. Rock de autor, sin fisuras ni desperdicio.

http://mikel-uraken.bandcamp.com/album/izaki-bizidun-berriak

 

SUBTERRÁNEOS. “Take a ride”

Un disco anómalo y valiente. Y es que, aún viniendo de Montijo (auténtico vivero y casi excepción a la norma de que en Extremadura la música como el tren) hay que echarle muchos redaños y tener las ideas muy claras para sacarse de la manga semejante alegato a favor del sonido que a finales de los 80 cambió en enorme medida el rumbo de la música popular. Por supuesto, no me refiero al grounge, si no al noise, shoegaze o como se quiera llamar aquello que los hermanos Reid se encargaron de reinventar (no olvidarse de la Velvet, nunca) y expandir por todo occidente como la gasolina que todo lo incendiaría de ahí en adelante a base de capas de distorsión, controlada o no, delays, reverbs… texturas, temperaturas y atmósferas. Y si la influencia de Jesus & Mary Chain es más que evidente, la absorción por parte del dúo de todo lo que vino después no lo es menos, eso sí, sin descuidar futuro ni mucho menos presente y creando un verdadero arsenal de canciones excelentemente construidas, interpretadas y  con una producción a la altura de las circunstancias. Chapó.

http://caballitorecords.bandcamp.com/album/take-a-ride-lp

 

LÕBISON. “La industria de los sentidos”

En arte, la personalidad es un grado, y en el caso de los sevillanos se demuestra en cada compás, en cada riff, en cada palabra que les sale de las entrañas. Da igual de donde parezca surgir el tema, Juamba d’Estroso transforma toda influencia externa en obra y carne suya a base de honestidad y necesidad expresiva, vital. Su particular voz ayuda bastante, pero es esa forma interpretativa consistente en creerse lo que uno está haciendo hasta llegar al éxtasis o la agonía, hasta desnudarse y despellejarse completamente, lo que marca la diferencia. Textos plagados de seductor decadentismo baudeleriano, voz y guitarra formando un único cuerpo y sentimiento. Si a eso le añadimos una base rítmica precisa, comprensiva y rica (al bajo Santi García, inseparables desde siempre; a la batería Jaime Neria, Maga entre otras bandas) tenemos un disco de rock inetiquetable, crudo y emocional, sólido y elegante, imprevisible y sorprendente en cada recoveco. Un disco de los que te agarran por el pescuezo y no te sueltan.

http://lobison.bandcamp.com/album/la-industria-de-los-sentidos

 

JAVIER COLIS. “Notas de abajo”

Después de toda una vida dedicado a forjar una de las carreras más interesantes del underground (pero el de verdad) estatal, no debería necesitar presentación. Único, inquieto y personal, cada uno de sus discos se define por sí mismo. “Notas de abajo” no es una excepción. Experimentación compositiva, instrumental, sónica y poética mucho más accesible de lo que a priori pueda augurar esta descripción. Otro disco de Javier Colis. Otra joya a descubrir.

http://javiercolis.bandcamp.com/album/notas-de-abajo

RAN RAN RAN. “Ran de mar”

Dentro del “nuevo folk” que lo está petando en Cataluña, Ran Ran Ran puede ser una de las bazas más escondidas y al mismo tiempo más interesantes para el que escribe. Después de varios discos estupendos, a base de guitarra eléctrica, batería, voz y alguna pequeña aportación electrónica, con esta obra alcanzan un momento sublime en cuanto a composición y definición, más ricos en matices y arreglos que nunca, más seguros de sí mismos, más conscientes de su poder de seducción. Melodías perfectas sobre un delicado colchón instrumental electroacústico, donde cada nota está en su sitio, donde nada sobra y nada falta para dibujar un paisaje preciosista del que no apetece salir.

http://ranranran.bandcamp.com/album/ran-de-mar

 

ROCÍO MARQUEZ & FAHMI ALQHAI. “Diálogos de nuevos y viejos sones”

Este año el mundo del flamenco ha estado especialmente alborotado. En realidad nunca ha dejado de estarlo, pero parece que desde la desaparición de Don Enrique Morente, maestro incuestionable e incuestionado en eso de su puesta al día, las voces disidentes tanto a favor como en contra se han dejado oír más que nunca. Buena parte de culpa la tienen dos nombres que todos conocemos, uno ya repetido hasta la saciedad y el otro el de Niño de Elche, empeñados, por méritos propios y cada uno con sus armas, en alzarse como una auténtica cordillera de talento en el horizonte del futuro que parece deparar al género. Y entre esos dos picos que destacan aparece la artista que, para mí  y mucho más discretamente, constituye la cumbre de dicha cordillera. Rocío Márquez lleva años aportando al flamenco y al arte en general una cantidad inmensa de sabiduría, elegancia, buen hacer, renovación y frescura que desborda en cada nuevo trabajo. Lo hizo con el estupendo “El Niño, 2014”, repitió con “Firmamento, 2017” y espero (deseo) que lo haga este año entrante con lo que, según pude comprobar en un avance del concierto que disfruté el verano pasado, puede ser otra maravilla absoluta en colaboración con el guitarrista Canito. Entre tanto, en este 2018 se ha marcado una delicatessen de la mano del violagambista sirio Fahmi Alqhai, estos “Diálogos de nuevos y viejos sones” en el que se muestra lo que promete. Pura delicia. Algún día se acabarán el ruido y la luz deslumbrante de los fuegos artificiales, y entonces, quizá, podamos ver y escuchar con calma y claridad.

 

EL LADO OSCURO DE LA BROCA. “Salvaje” / TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO. “El Gatopardo”

Y para terminar dos EPs de dos grupos que ya se consagraron en años anteriores con sus respectivos trabajos, y que en este, lejos de aminorar la marcha, se han decidido por la concreción, la brevedad y la intensidad. Dos muestras del mejor “ruido” que se hace por estos lares. Los zamoranos, estrenando reciente fichaje que, sin duda, empieza a aportar nuevos aires y alimentos. Los gallegos, a lo suyo.

http://elgenioequivocado.bandcamp.com/album/salvaje-ep

 

Hay muchos más, por supuesto, y los que me habré perdido. Pero no recomendar estos sería pecado, y gordo.

Dadle al play, disfrutad y hasta la próxima.

Fotografía portada Lisabö © Galder Izagirre
  • Share post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.